Hace unas semanas les contaba a mis alumnos que hay un espacio donde todo se cuece: grandes tertulias, múltiples decisiones, amores y desamores, desacuerdos y reconciliaciones, celebraciones, pero ¿cuál es ese espacio?  pues como decía mi querida tía “pase lo que pase comer hay que comer” y es que en mi familia todo se arreglaba alrededor de unos buenos fogones.

Te dejaba tu novio y estabas llorando por las esquinas, aparecía mi tía a consolarte y te sentaba en una mesa delante de un solomillo al jerez, que te habías peleado con tu hermana y estabas hecha una furia, ella se sentaba contigo a charlar sobre lo divino y lo humano delante de un plato de salmonetes, que habías encontrado un maravilloso trabajo entonces corría a traer una fuente de langostinos, que estabas ingresada porque te habían operado aparecía en el Hospital con una bandeja llena de medias noches….y así hasta en los momentos más difíciles de tu existencia (incluso durante un duelo) y es que su teoría era que ante algún acontecimiento, aunque no fuera el mejor de tu vida, siempre se ven las cosas de otra manera con el estómago lleno, digamos que la vida se ve de otro color…, y así seguimos la siguiente generación, de comilona en comilona. Ella lamentablemente ya no está pero nos ha dejado su filosofía de vida.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
Para los que os gustan los fogones tanto como a mi familia hoy quiero enseñaros a distribuir una cocina de una forma funcional. Para ello lo primero que tenemos que definir es el conocido como “triángulo de trabajo”. Cada vértice de este famoso triángulo nos está indicando una zona:

  • Zona de cocción (vitrocerámica, placa eléctrica, de gas…)
  • Zona de limpieza (fregaderos)
  • Zona de almacenamiento de alimentos (frigorífico)

En el caso de cocinas de dimensiones generosas conseguir este triángulo es bastante fácil pero la cosa se complica cuando no disponemos de los metros suficientes, aún así intentaremos conseguirlo en la medida que podamos ya que está demostrado que es la forma óptima para poder cocinar y movernos sin dificultad dentro de este espacio.

Las distintas zonas pueden ubicarse en cualquiera de los vértices del triángulo y este triángulo puede ser de distintas formas: equilátero, escaleno, isósceles…

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
Lo ideal es destinar un frontal completo para el mobiliario de almacenaje, con puertas desde el suelo al techo donde todo queda oculto y guardar aquí todo lo que se requiere en una cocina: utensilios,  productos de limpieza, pequeños electrodomésticos, alimentos no perecederos…Es muy práctico que esté todo ubicado en una misma zona y no tener que estar buscando las cosas por distintos muebles a diferentes alturas, abriendo y cerrando puertas constantemente.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
La tendencia son las cocinas abiertas al comedor y al salón al objeto de que las personas que están cocinando puedan interactuar con el resto de la familia y no permanezcan aisladas, para ello es recomendable tener una campana extractora de última generación que además de un diseño innovador tienen un motor de 700 m3/h, regulador especial para ajustar la luz, tecnología EDS3 que las hacen absolutamente silenciosas y mando a distancia,  de esta forma los molestos olores y ruidos los tenemos bajo control.

Las más futuristas se integran en la encimera de la cocina, quedando ocultas cuando no se están utilizando accionando un simple botón.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
Igual ocurre con los electrodomésticos, afortunadamente ya contamos con lavavajillas y lavadoras silenciosas, frigoríficos ecológicos con una doble puerta superpuesta para almacenar los alimentos más utilizados en la puerta exterior y garantizar así un ahorro considerable de energía al no tener que abrir completamente el frigorífico cada vez que necesitemos sacar algo.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
Para aquellos que todavía no se atreven a unificar y abrir el espacio yo aconsejo sustituir los tabiques por muros de vidrio que, además de conectarnos visualmente con el resto de la casa, permiten el flujo de luz de una estancia a otra.

No debemos olvidar un tema tan importante como la iluminación especialmente en las zonas de trabajo. Está demostrado que en las cocinas los muebles superiores producen incómodas sombras en las encimeras y esto hay que solventarlo con una iluminación focal debajo de estos muebles, por ejemplo a base de tiras de led estratégicamente escondidas.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.

Cuqui González. Interiorismo y Decoración.
¿Respeta vuestra cocina el conocido triángulo de trabajo? ¿Tenéis bien optimizado vuestro espacio? Espero que me lo contéis, estaré encantada de resolver todas vuestras dudas.

Hasta el próximo martes!!!!